Cualquiera sea el deporte que practiques, si lo haces con dedicación, entrenando inteligentemente y compitiendo con regularidad, estarás en condiciones de buscar tus máximos rendimientos.

Pero al igual que un auto de carreras, el cuerpo humano también necesita una “bencina especial” para poder lograrlo. En los últimos años los avances en las ciencias del entrenamiento y la nutrición están avalando el uso de suplementación  para que todos puedan acercarse cada vez más a la explotación de su máximo potencial físico.

 

Los Suplementos nutricionales son productos con formulaciones que no son medicamentos. Son naturales en algunos casos, y en otros son meramente alimenticios que apoyan y complementan la nutrición que debemos llevar. La principal ventaja que ofrecen es que al no ser medicamentos, no tienen efectos secundarios graves, puesto que son micronutrientes que se encuentran en alimentos y plantas naturales.

 

En la nutrición de deportistas de  alto rendimiento, se sabe que una alimentación con adecuadas cantidades de fluidos hidratantes, carbohidratos complejos, proteínas completas y con alta densidad nutritiva (vitaminas, minerales, oligoelementos y sustancias esenciales -calorías) es la base para preservar la salud y propiciar un buen rendimiento deportivo. Sin embargo en este nivel deportivo de elite, tanto en el campo profesional (donde el mayor tiempo dedicado a la actividad específica implica una mayor carga de trabajo diaria) como en el campo amateur (donde las exigencias son muy grandes debido a la necesidad de combinar la actividad deportiva con la laboral) suele faltar tiempo para la adecuada preparación de los alimentos en forma casera y se complica seguir  la dieta requerida. Por esto es importante que en el plan de nutrición se incluya la opción de consumo de suplementos y complementos nutricionales.

Existen en el mercado cada vez más empresas que se dedican a desarrollar líneas de alimentos y suplementos para deportistas -teniendo en cuenta las necesidades de los diferentes deportes. Hay que distinguir los suplementos energéticos (barras, polvos hidratantes, polvos calóricos, geles, aminoácidos) de los no energéticos (vitaminas, minerales o sustancias en cápsulas).

Para decidir la ingesta de algún producto en nuestra dieta hay que partir de la evaluación de cada caso personal. Es preferible invertir dinero en asesoramiento nutricional y no en suplementos innecesarios, que a la larga no nos llevara a nuestro objetivo final, y  elevara  mucho más el costo económico de la práctica del deporte.

 

 

 

Los suplementos alimenticios no reemplazan a las seis comidas que deben ingerir los deportistas de alto rendimiento. Como dice la palabra son solo suplementos, estos solo ayudan al atleta para cubrir algunas carencias alimenticias que las comidas habituales no alcanzan a entregar,  y por ende  el organismo no alcanza a recibir los nutrientes necesarios para el entrenamiento diario y efectivo.

Los atletas de élite no pueden pasar más de tres horas sin alimentos en su sistema, por ende deben tener una meticulosa ingesta de nutrientes que generalmente está diseñada por un nutricionista en conjunto con su entrenador.

 

Uno de los suplementos que no puede faltar en la dieta de un  deportista de alto rendimiento son las proteínas de suero de leche,  estas son el principal nutriente para la formación y reparación de las fibras musculares  del cuerpo.

Otro suplemento importante en la dieta de un deportista de alto rendimiento es la glutamina. Los beneficios de este aminoácido son de gran calidad, ya que favorece a la  regeneración de las fibras musculares especialmente después de los entrenamientos (síntesis de proteínas), lo cual se traduce en el aumento o tonificación de la masa muscular, también Previene la perdida muscular en momentos de estrés, y Potencia el sistema inmunológico. Existen estudios donde se demuestra un incremento en la hormona de crecimiento cuando se ingiere constantemente la glutamina.

Y  por último encontramos el óxido nítrico que es un vasodilatador, el cual se encarga de dilatar los vasos sanguíneos,  por lo que fluirá más sangre, y por tanto transportará más  oxígeno y  nutrientes a los músculos. Ayudando a recuperar más rápido la zona trabajada.

 

Podemos concluir que la suplementación  juega un papel impórtate en el éxito deportivo siempre y cuando sea  supervisado por un especialista. Por otra parte los suplementos no suplantan las comidas  que un deportista debe consumir diariamente,  y también los suplementos por sí solos no aumentarán el rendimiento deportivo, aunque incluidos en un plan nutricional pueden resultar efectivos en la preparación física del atleta.